Potencial de Transformación
by Chris Phillips
December 31, 2020

La “energía potencial” es “la energía que posee un objeto como resultado de su posición o condición en lugar de su movimiento.” Un niño en la cima de un tobogán, nieve en la cima de una montaña, un automóvil estacionado en la ladera de una colina… todos son ejemplos de la “energía potencial.” Estos objetos tienen la capacidad de ejercer una gran cantidad de energía cuando se sueltan. Pero como aún no se han puesto en marcha, su impacto sigue siendo solo una posibilidad.

Algunos creyentes han impactado continentes con el evangelio. Algunos seguidores de Cristo han perseverado victoriosamente a través de tragedias, enfermedades y circunstancias impensables. Estas personas han encontrado la manera de cambiar la energía potencial que Dios les ha proporcionado en una realidad espiritual en sus vidas.

Por el contrario, hay otros que simplemente nunca parecen ser capaces de encontrar el camino hacia un cambio duradero. La mayor parte de su existencia está marcada por una serie de fracasos, tristeza, falta de alegría, hábitos adictivos o constante desánimo. Nuestras iglesias están llenas de personas que escuchan los sermones, participan en los programas de la iglesia, pero permanecen “estancadas” y parecen vivir sin energía espiritual.

La buena noticia es que cada uno de nosotros que hemos elegido recibir a Jesucristo como nuestro Salvador tiene el poder potencial de cambiar la vida dentro de nosotros. El Espíritu Santo puede capacitarnos para convertirnos en lo que Dios quiere que seamos.

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”
(2 Corintios 3:18)

Convertirse en lo que Dios quiere que seamos implica un cambio … pero el cambio es difícil.

La “energía potencial” que puede producir el cambio duradero que anhelamos como creyentes se centra en nuestra relación con la Palabra de Dios.

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” (Josué 1:8)

El agente que falta en nuestra búsqueda del cambio es tomarse el tiempo para contemplar la gloria de Jesucristo en el espejo de la Palabra de Dios y luego poner esa Verdad en movimiento al obedecerla inmediatamente.

A menos que algo cambie en la forma en que interactuamos personalmente con la Palabra de Dios, terminaremos el 2021 en la misma posición o peor de lo que estamos ahora.

El Apóstol Santiago nos muestra cómo darnos cuenta del poder transformador de la Palabra
en nuestra mente y corazón.

“Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.” (Santiago 1:21)

Como se dice en este versículo, la Palabra de Dios puede sanar, renovar y transformar tu alma. La Biblia contiene un potencial infinito para redimir tu alma, calmar tu espíritu, controlar tu lengua, animar tu corazón, romper las cadenas del pecado habitual, renovar tus procesos de pensamiento e incluso eliminar tus dudas. PERO…

“Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.” (Santiago 1:22)

“Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”
(Santiago 1:25)

Esto es lo que marca la diferencia en los creyentes que cambian. Estos son los creyentes que encontrarán la energía espiritual para influir espiritualmente en la vida de los demás.

La mayoría de nosotros creemos estas verdades con todo nuestro corazón. Por lo tanto, la mayoría de nosotros comenzaremos el 2021 con un plan de lectura de la Biblia y determinaremos leer constantemente la Santa Palabra de Dios y trataremos de ponerla en práctica.

Sin embargo, hay un obstáculo más que sigue desviando a muchos.

En algún momento alrededor de febrero o marzo, nos desanimamos porque no vemos una avalancha de cambios. Una de las razones por las que nos desanimamos en nuestra búsqueda de un cambio bíblico es porque no está claro cómo se ve. Trevin Wax describe con precisión el verdadero cambio bíblico:

“¿Por qué tantos cristianos comienzan con un compromiso fuerte y, sin embargo, pierden el rumbo al leer la Biblia? Una razón puede ser que tenemos una expectativa demasiado alta de lo que sentiremos todos los días cuando leemos. Sabemos que esta es la Palabra de Dios y que Dios nos habla a través de este Libro y, sin embargo, muchas veces, cuando leemos la porción asignada de las Escrituras para el día, todo se siente tan, bueno, ordinario … Tenemos razón en acercarnos a la Biblia con anticipación, para esperar escuchar a Dios de una manera poderosa y personal. Pero la forma en que la Biblia hace su trabajo en nuestros corazones a menudo no es a través del relámpago, sino a través de los ritmos suaves y tranquilos de la sumisión diaria, de abrir nuestras vidas ante este Libro y pedirle a Dios que nos cambie. Es el ritmo diario de someternos a Dios y llevarle nuestros planes, esperanzas y temores lo que marca la diferencia.” – Trevin Wax

El potencial de cambio no está en nosotros mismos. No se trata de esforzarse más. No está marcando perfectamente las casillas. El potencial de cambio es Cristo en nosotros, nuestro morir a nosotros mismos y permitir que Su Preciosa Palabra nos ponga en movimiento para caminar en obediencia.

“Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”
(Santiago 1:25)

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación