¿Cómo está Tu Paz?
by Chris Phillips
December 21, 2021

““¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lucas 2:14)

La paz es uno de los temas más amados de la Navidad. Recuerdo haber experimentado a menudo algunos momentos de paz navideña mientras estaba sentado en nuestra sala en las horas matutinas en el día de Navidad. Todos los regalos estaban listos. La casa estaba bellamente decorada con luces brillantes por todas partes. Fue bastante estresante tratar de no despertar a los niños mientras ensamblábamos silenciosamente triciclos, casitas de juegos, cochecitos y otros juguetes, aun después de leer las instrucciones. Cuando finalmente tuvimos las medias navideñas llenas y todo estuvo casi perfecto, pudimos experimentar un momento especial de hermosa tranquilidad y paz como ningún otro. Unos minutos más tarde, esa tranquila paz sería invadida por los chillidos y las risas de los niños que corrían para averiguar qué obsequios recibían. ¡Qué alegría!

Imagínense el gran gozo que invadió los corazones atemorizados de los pastores la noche en que los cielos se iluminaron y los ángeles proclamaron “paz en la tierra” de manera dramática. Trajeron las buenas nuevas de la verdadera paz.

Esta paz que toda la humanidad anhela se llama “shalom“, la palabra que Dios usa para la paz. La palabra hebrea shalom (y su equivalente griego eirene) implica no solo paz, sino también armonía, plenitud, prosperidad, bienestar y tranquilidad. Significa prosperar y tener éxito. Incluye especialmente la idea de alcanzar una meta o propósito final. La idea de hacer la paz (shalom) en hebreo es restaurar la integridad de algo que se había roto accidental o intencionalmente. Si accidentalmente rompías la cerca de su vecino, se esperaba que trajera shalom y lo restaurara a su diseño y propósito originales. Si robabas algo, debías lograr shalom y restaurar todo lo que habías tomado, tal como lo hizo Zaqueo después de conocer al Mesías (Lucas 19:8).

Entonces, cuando los pastores escucharon a los ángeles anunciar, “shalom en la tierra…para con los hombres,” ¿qué significaba eso?

Jesús Nos Brinda Shalom con Dios

En primer lugar, Pablo explica que el mensaje de la salvación es Shalom.

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” (Romanos 5:1–2)

La única forma en que podemos reconciliarnos con Dios es a través de Cristo … siendo rehechos y renovados como Él quiso que fuéramos:

“y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.” (Colosenses 1:20)

La paz en la tierra no es primero una dinámica horizontal entre nosotros y los demás. Es principalmente una restauración vertical de la integridad y la armonía entre Dios y el hombre.

Jesús Nos Brinda Shalom Dentro de Nosotros Mismos

Dios dará libremente shalom interior a aquellos que hayan aceptado el regalo de salvación de Dios.

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.”
(Juan 14:27)

“El saludo tradicional entre los judíos es shalom aleichem, paz contigo; a lo que la respuesta es aleichem shalom, para ti, paz. Pero hoy, en las calles de Tel Aviv o Jerusalén, ¡es mucho más probable que escuchemos a un israelí saludando a otro con Shalom! Mah shelomcha? El equivalente en inglés es “¡Hola! ¿Cómo estás?” Literalmente, la frase significa: “¿Cuál es [el estado de] o cómo está tu paz?” (The Bradenton Herald)

¿Cómo está tu paz? ¿Cómo se muestra shalom (quietud, armonía, tranquilidad) en tu corazón? Nuestra paz interior puede verse perturbada fácilmente por el miedo, la ansiedad y circunstancias desconcertantes. Esto puede llevar a un estado constante de agitación y perturbación de nuestro corazón, como un mar tumultuoso. Si ese es a menudo el estado de su corazón, las distracciones no traerán shalom. Los escapes no traerán shalom. Las relaciones con los demás no traerán shalom interior. Solo Jesús puede traer Su shalom interior.

“Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla (shalom), enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza.” (Marcos 4:39)

Jesucristo dará gratuitamente “paz perfecta” a aquellos que firmemente ponen sus pensamientos y confianza en Él.

“Tú guardarás en completa paz (shalom-shalom) a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.” (Isaías 26:3)

“Shalom-shalom” es una paz emocional y psicológica profunda que trae esperanza porque elegimos confiar en el Dios Soberano, Todopoderoso y Omnisciente. Alexander Maclaren dijo que “la paz viene, no de la ausencia de problemas, sino de la presencia de Dios”. En otras palabras, shalom no es solo una verdad, sino una Persona, Jesucristo.

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33)

Jesús Nos Brinda Shalom con Otros

Dado que hemos experimentado la restauración (shalom) de un Dios Santo a través de la sangre de Cristo, somos llamados a buscar shalom con otros. Este es uno de los aspectos más difíciles de vivir la vida cristiana hoy. Las naciones están divididas. Las iglesias están divididas. Las familias, incluso los creyentes, carecen de shalom. La mayoría de los matrimonios carecen del verdadero shalom, integridad y armonía. Shalom con otros, a diferencia de shalom con Dios, no es un evento de una vez para siempre. Buscar el shalom dentro de nosotros mismos y con los demás debe ser una manera de vida. Debemos vivir constantemente en una atmósfera de reconciliación.

“Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;” (2 Corintios 5:18)

La reconciliación es el acto de devolver el shalom a nuestras relaciones. Así como Cristo restauró nuestra relación con Dios, debemos vivir en una atmósfera constante de reconciliación. Buscando mostrar y promover el shalom en todas nuestras relaciones. Es nuestro llamado.

Ken Sande, el autor de The Peace Maker, sostiene que la falta de armonía en cualquier relación es una de las mayores oportunidades para mostrar el evangelio.

“Para algunos, el conflicto es un peligro…Para otros, es un obstáculo que deben vencer rápida y firmemente. Pero algunos han aprendido que el conflicto es una oportunidad para resolver problemas comunes de una manera que glorifica a Dios. Cada vez que te encuentres con un conflicto, inevitablemente mostrarás lo que piensas de Dios. Si quieres demostrarle que lo amas, pídele que te ayude a confiar en Él, obedecerlo, imitarlo y reconocerlo, especialmente cuando sea difícil hacerlo. Este comportamiento honra a Dios y muestra a los demás lo digno que El es…”

Jesús verdaderamente es digno de todo esfuerzo para mantener el shalom con los demás.

“solícitos (haciendo todo esfuerzo que podamos) en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;” (Efesios 4:3)

Hermano y hermana, ¿Cómo está tu paz?

¿Estás descansando en su inquebrantable relación shalom que le dio Dios?

¿Estás restaurando constantemente tu shalom interior eligiendo confiar en Dios?

¿Estás buscando diariamente traer shalom a todas tus relaciones para glorificar a Dios?

Jesús es digno de nuestra adoración y nuestro esfuerzo de hacer todo lo que está a nuestro alcance para promover la paz verdadera. De hecho, shalom es quien es El:

“Porque un niño nos es nacido…y se llamará su nombre…Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6)

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación