Consejería del Reino: La Responsabilidad de Todo Cristiano
by Chris Phillips
May 6, 2021

¿Qué es un consejero del reino? Un Consejero del Reino promueve el Reino de Cristo al hablar la Verdad del Reino a otros. La mayoría de los miembros de la iglesia local no se consideran consejeros, pero la Biblia deja en claro que si vamos a cumplir la gran comisión a través de hacer discípulos de todos los grupos étnicos, entonces debemos aprender a hablar la verdad de tal manera que avancemos el reino de Cristo en nuestras familias, nuestra iglesia local y en nuestra comunidad. Debemos convertirnos en Portavoces de la Verdad del Reino de Cristo.

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” (Mateo 6:10)

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33)

El capítulo seis de Mateo es parte del Sermón del Monte en el que Jesús describe el contraste entre la “nueva” forma de vivir de un verdadero seguidor de Dios y la ley que revela la futilidad del esfuerzo propio y la conformidad exterior. El enfoque de la vida cristiana está en la sumisión interior al Rey Jesús. Su reino no es de este mundo, sino en el corazón de los hombres. Pero hay una gran oposición de otros reinos que gobernarían nuestros corazones: el mundo, la carne y Satanás. (1 Juan 2: 12-17) Una de las formas más descuidadas, pero más poderosas de derrotar a estos enemigos es que los creyentes aprendan a hablar la Verdad con amor unos a otros.

El poder de convertirse en un Consejero del Reino está determinado por como nuestras palabras que están llenas de la Palabra.

“Parakaleo” es una de las palabras que el Nuevo Testamento usa para describir a alguien que aconseja para el reino. Literalmente significa “llamar a nuestro lado para consolar o exhortar.” El Espíritu Santo es nuestro Consolador (Parakletos) en Juan 16:7. El ministerio del Espíritu Santo es guiarnos a toda la Verdad. A veces eso implica animar, otras veces implica confrontar el pecado. (Juan 16:8-11) Como Consejeros del Reino, debemos seguir el ejemplo del Espíritu cuando nos unimos a otros para hablar cuidadosamente la Verdad apropiada. Algunos de nosotros somos buenos para notar las faltas en otros y hablar la Verdad, pero a menudo se presenta con un espíritu crítico y farisaico que no promueve el Reino de Cristo. Esos creyentes deben esforzarse por comunicarse con amor y humildad. Otros sienten mucha compasión por aquellos que están heridos u ofendidos, pero dudan en hablar la Verdad del Reino por temor a ofender o perder su amistad. Esos creyentes necesitan el valor para promover el Reino de Cristo y dejar que Dios se encargue de la respuesta del corazón de aquellos a quienes estamos aconsejando.

El siguiente estudio de los usos de la palabra “Parakaleo” puede ayudarnos a todos. Mire cómo estos versículos describen cómo la Verdad /el amor y el consuelo/la exhortación debe ser naturales entre todos los creyentes en el cuerpo de Cristo.

  • En momentos de dolor – “Por tanto, alentaos (Parakaleo) los unos a los otros con estas palabras.” (1 Tes. 4:18)
  • Cuando un creyente está en pecado – “antes exhortaos (Parakaleo) los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.” (Hebreos 3:13)
  • Cuando compartimos el evangelio – “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase (Parakaleo) por medio de nosotros; os rogamos (Parakaleo) en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” (2 Corintios 5:20)
  • Para llamar a un hermano en Cristo a vivir una vida santa – “Así que, hermanos, os ruego (Parakaleo) por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” (Romanos 12:1)
  • Cuando hay conflicto en la iglesia – “Ruego (Parakaleo) a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor.” (Filipenses 4:2)
  • En momentos de debilidad espiritual – “Amados, yo os ruego (Parakaleo) como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,” (1 Pedro 2:11)
  • Cuando nos reunimos para la Adoración – “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos (Parakaleo); y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” (Hebreos 10:25)

Aunque a veces puede resultar incómodo ser un Consejero del Reino, es útil recordar la meta: que Cristo sea formado en nosotros. (Gálatas 4:19) No nos esforzamos por ser semejantes a Cristo externamente, sino internamente. Queremos que nuestro corazón y nuestra mente sean como Cristo antes de trabajar en la expresión externa. (Fil. 2: 5) Esto implica estar dispuesto a decir la Verdad al corazón y estar dispuesto a recibir la Verdad hablada a nuestro corazón.

“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” (Colosenses 3:16)

Dallas Willard en su libro “Renovación del Corazón” pinta este poderoso escenario.

“Cuando hacemos cosas de las que luego nos arrepentimos, especialmente cuando las hacemos públicamente o están descubiertos de alguna manera, a menudo forjamos grandes intenciones de cambiar. Un prominente líder cristiano lamentó su demostración pública de ira en privado, pero notó que el castigo que le dio a quien lo cuestionó sobre sus acciones fue efectivo para acabar con las críticas. Como resultado, se afirmó en su ira pecaminosa y el continuó en su error. Quizás él realmente se arrepintió de su pecado, pero ese arrepentimiento generalmente no nos cambia. Pero ¿qué pasaría si esa persona se reuniera regularmente con otros creyentes que lo aman y juntos forman algunas disciplinas simples para ayudarlo a dejar de manejar su mundo con ira y desprecio? Quizás su visión de la vida en el reino, en la que no insiste en sus deseos egoistas, alimentaría su intención de cambiar, ya que fue reforzado por quienes lo aman. Quizás se convertiría en alguien que invitaría a ser cuestionado, y todos sus esfuerzos se beneficiarían enormemente de eso.”

Imagínese cómo el cuerpo de Cristo crecería y maduraría y atraería a los incrédulos a Cristo mientras practicamos eso. Esa es la Consejería del Reino. ¿Qué te está llamando Dios a hacer hoy para hacer avanzar Su Reino?

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación