Dad Gracias en Todo…¿En Serio?
by Chris Phillips
November 1, 2021

“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:18)

¿En serio? ¿Dios realmente espera que le dé las gracias en todas las circunstancias? Ésta es una pregunta justa y merece una respuesta. Rara vez podemos encontrar un seguidor de Cristo que viva constantemente dando gracias en todas las cosas. En nuestra cultura, a menudo consideramos que una persona agradecida es aquella que es respetuosa y ofrece constantemente notas de agradecimiento escritas a mano (por las cosas buenas). ¡Una persona realmente agradecida (o alguien que padece un poco de TOC) responderá con una nota de agradecimiento por la nota de agradecimiento!

La visión bíblica de la “acción de gracias” es completamente ajena a muchos de nosotros. Dios incluyó muchos pasajes e historias en la Biblia que nos animan, nos invitan e incluso nos ordenan que demos gracias continuamente a Dios.

“Has cambiado mi lamento en baile; Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.” (Salmo 30:11–12)

“Mi Dios eres tú, y te alabaré; Dios mío, te exaltaré. Alabad a Jehová, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.” (Salmo 118:28–29)

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”
(Filipenses 4:6)

Pero cuando las cosas no salen según lo planeado, cuando la sanación no llega, cuando las relaciones no se arreglan, aconsejar a alguien que dé gracias en estas dolorosas circunstancias puede parecer insensible e incluso cruel.

¿Por qué Dios nos pediría que hiciéramos esto? ¿Cómo puedo estar agradecido por el dolor?

La Palabra de Dios tiene una respuesta para nosotros.

¿Por qué Dios nos pediría que hiciéramos esto?

La idea bíblica de acción de gracias en los idiomas hebreo y griego tiene sus raíces en palabras como bendecir, alabar, dar gloria y arrodillarse. Estas expresiones en el AT se ven en las ofrendas de agradecimiento, las expresiones de alabanza en los Salmos y en la asombrosa confesión de Job cuando lo había perdido todo., “…Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.” (Job 1:21)

La idea bíblica de dar gracias es la sumisión a la voluntad de Dios y la confianza en su carácter en lugar de estar satisfecho con nuestras circunstancias.

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a obtener exactamente lo que queremos, exactamente cuando lo queremos. Nuestras expectativas son tan altas que ni siquiera estamos realmente agradecidos por las cosas buenas, mucho menos en todas las circunstancias. Nuestra naturaleza pecaminosa nos ha llevado a un sentido de derecho y descontento que roba lo que Dios quiere hacer en nuestro corazón y nos lleva a muchos otros pecados. En Romanos 1, la ingratitud es un ingrediente clave en el camino hacia la ceguera espiritual, la idolatría y la reprobación.

“Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.” (Romanos 1:21)

La humanidad es la única criatura que no alaba a Dios en todo momento. Los animales y la naturaleza dan gloria instintivamente al Creador (Salmo 19: 1, Mateo 6). En el cielo, en este mismo momento, erupciones de alabanza y acción de gracias de seres celestiales rodean el trono de Dios y, un día, esa será nuestra experiencia como redimidos para siempre (Apocalipsis 5: 9-13). Sue Lutz afirma con razón: “Ser agradecidos nos permite ser parte de lo que está sucediendo en el cielo incluso antes de llegar allí.”

Entonces, dado que esta es la voluntad de Dios para nosotros ahora, ¿cómo podemos comenzar a agradecer constantemente a Dios en cada circunstancia, incluso en el dolor?

1. Deja de resistir el proceso de Dios.

“Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,”
(1 Pedro 4:12)

El “fuego de prueba” es literalmente el fuego del refinador. Estas son las calamidades y las pruebas que ponen a prueba nuestro carácter. Estas pruebas multifacéticas son a lo que se refieren Santiago, Pablo y Pedro en sus cartas. Constantemente nos recuerdan que el sufrimiento es parte del proceso que quema las actitudes y acciones que no son como Cristo. Someterse al proceso de santificación de Dios es el primer paso e incluirá circunstancias difíciles, dolorosas, a veces impensables.

2. Obedezca los mandamientos de Dios sin importar cómo se sienta.

Recuerde que la acción de gracias bíblica tiene menos que ver con sentirse agradecido y más con elegir bendecir al Señor y alabarlo en todas las circunstancias por quien es. Dios sabe que no es natural que nuestro corazón contaminado por el pecado esté agradecido, por eso nos manda a alabarlo, bendecirlo y confiar en él.

El mandato “dad gracias en todo” es en realidad parte de un grupo de tres mandatos en 1 Tes. 5.

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”
(1 Tesalonicenses 5:16–18)

En el griego original había comas que agrupaban estos tres mandatos específicos juntos, haciendo que “este” se refiera a los tres como “la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” Pablo escribió estas palabras mientras estaba en prisión para recordarnos que es la voluntad de Dios que nos regocijemos siempre, oremos continuamente y demos gracias en toda circunstancia.

El regocijar en Cristo, la comunión continua con Cristo a través de la oración y el dar gracias siempre en toda circunstancia en Cristo conducirán a una esperanza inquebrantable en Cristo.

Esto sería imposible para nosotros sin estar “en Cristo Jesús”. Solo el evangelio de Jesucristo puede cambiar un corazón ingrato en uno de constante gratitud. La gratitud en realidad produce esperanza en nuestros corazones durante los momentos de sufrimiento. Pablo destacó esto anteriormente en su carta a los Tesalonicenses:

“acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tesalonicenses 1:3)

3. Reúnase con otros creyentes para profundizar su gratitud a través de la adoración y la alabanza mutua.

La elección de estar agradecidos en Cristo abre la puerta a una comunión íntima con nuestro poderoso y amoroso Padre Celestial, independientemente de la maldad y el sufrimiento que nos rodea.

Sin embargo, estar agradecido no significa vivir en negación, reprimir nuestros sentimientos o ignorar la realidad. Significa que llevamos todas esas cosas a un Dios que ha prometido redimirnos y que nos ama más allá de toda comprensión y nos lo demostró al enviar a su Hijo para que sea nuestro Salvador.

La adoración colectiva nos abrirá los ojos a esa realidad al ver la gracia de Dios sosteniendo a nuestros hermanos y hermanas en Cristo en situaciones que son más espantosas que las nuestras.

“Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre.” (Salmo 100:4)

Por lo tanto, hermanos y hermanas, si hay división en su iglesia o en su familia, o si están sufriendo, o si alguien estará ausente de su mesa durante las festividades de este año, o incluso si estarán completamente solos, traigan sus penas al Señor. Encontrarás consuelo, paz y esperanza en Cristo Jesús. El poder del evangelio le permitirá bendecir al Señor con un corazón agradecido.

“Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.” (Hebreos 13:15)

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación