¿Estoy Desanimado o Deprimido? – Parte 2
by Chris Phillips
March 29, 2021

En nuestro último blog exploramos cómo pasar bíblicamente del desánimo a la alabanza. Sin embargo, cuando el desánimo no desaparece y hay una temporada prolongada de desesperanza y desesperación constantes, es posible que estés experimentando una depresión severa.

Algunos creyentes realmente están experimentando una profunda depresión. Estos queridos hermanos y hermanas en Cristo sienten que no hay esperanza. Creen que es imposible seguir adelante. Incluso pueden sentir que Dios los ha abandonado. En su libro “Out of the Blues”, Wayne Mack define la depresión severa de esta manera:

“Un espíritu permanente de pesadez o tristeza que afecta, controla y domina todos los ámbitos de la vida de una persona.” – Wayne Mack

Esto es más que el desanimo un lunes por la mañana. Este tipo de depresión se extiende por meses e incluso años y es debilitante. Los líderes ministeriales y otros creyentes pueden experimentar este nivel de depresión.

En el Salmo 32, David se describe claramente a sí mismo en un estado emocional profundamente angustiado.
“Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah.” (Salmo 32: 3,4.) Describe su cuerpo consumiéndose, probablemente por no comer. También dijo que experimentó pesadez día y noche. Esto describe un desaliento implacable desde la mañana hasta la noche. Estos son descriptores comunes de una persona profundamente deprimida.

En 1 Reyes 19:3-10, se describe al gran profeta Elías en términos que indican una temporada de depresión severa. Después de experimentar victorias espirituales incomparables, se le encuentra corriendo por su vida con miedo, escondiéndose en un desierto aislado, sin comer, sin confiar en Dios y sin querer seguir viviendo … todos signos de una profunda depresión.

David y Elías finalmente respondieron a Dios con fe y pudieron encontrar sanidad emocional, física y espiritual. En el caso de David, expresó a lo largo de los Salmos que tuvo que superar la depresión varias veces. Sin embargo, si no se trata la depresión severa, tendrá efectos físicos, emocionales, conductuales, intelectuales y espirituales devastadores en la persona que la padece y en quienes la aman.

Señales De Advertencia Que Deberían Motivarlo A Tomar Medidas Inmediatas

En su libro, “Didn’t See it Coming,” Carey Nieuwhof ofrece una lista precisa de cómo detectar la depresión y el agotamiento.

  1. Tu pasión se desvanece.
  2. Ya no sientes los altibajos.
  3. Las pequeñas cosas te ponen desproporcionadamente emocional.
  4. Todo el mundo te agota.
  5. Te estás volviendo cínico.
  6. Nada te satisface.
  7. No puedes pensar con claridad.
  8. Su productividad está cayendo.
  9. Te estás auto medicando. (Esto puede implicar comer en exceso, trabajar en exceso, adicciones sexuales, beber, gastar de forma impulsiva o incluso consumir drogas).
  10. Ya no te ríes.
  11. El sueño y el tiempo libre ya no le dan energía.

Si usted o alguien que conoce puede responder afirmativamente a la mayoría de estas señales de advertencia, es urgente que actúe.

1. Comuníquese con su pastor o con un consejero bíblico de confianza. Pueden comenzar a ayudarlo a comprender e identificar con precisión las causas de la depresión para comenzar la sanación.

2. En la mayoría de los casos, se requerirá un análisis físico y sanguíneo completo. Esto puede revelar desequilibrios químicos y otras causas fisiológicas que podrían estar contribuyendo a la depresión. No hay duda de que enfermedades físicas como el hipertiroidismo y los niveles bajos de glucosa pueden afectar el estado de ánimo. Estos desequilibrios deben estabilizarse.

3. Si hay trastornos mentales y de personalidad más complejos, será importante buscar ayuda del profesional médico adecuado. No intente hacerlo solo. No permita que el orgullo o la vergüenza le impidan a buscar la ayuda que necesita para abordar los problemas físicos y mentales para que pueda vivir una vida que agrada a Dios.

Sin embargo, incluso si se encuentra una enfermedad física que puede estar contribuyendo a la depresión, nunca son una excusa para un comportamiento pecaminoso.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” 1 Corintios 10:13

Se puede lograr un gran progreso para estabilizar nuestras emociones y vivir por fe en lugar de vivir por los sentimientos si respondemos ante Dios y los demás con humildad, honestidad y confianza. Dios ha proporcionado a los médicos el conocimiento y los avances médicos para ayudar a tratar los trastornos que causan depresión severa. Asume la responsabilidad y busca ayuda.

Tómese el tiempo para orar y analizar si solo necesita renovación espiritual, un cambio en la dieta, ejercicio y responsabilidad ante los amigos de confianza o si realmente necesita buscar ayuda para evitar una crisis física y espiritual.

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra…” 2 Corintios 9:8

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación