¿Hay Alguien que Sea Sabio?
by Chris Phillips
June 8, 2021

“Nuestro mundo tiene cada vez más información, pero cada vez menos sabiduría. Más datos; menos claridad. Más estimulación; menos síntesis. Más distracción; menos quietud. Más predicando; menos reflexionando. Más opinión; menos investigación. Más hablando; menos escuchando. Más para mirar; menos para ver. Más diversion; menos alegría. Hay más, pero somos menos. Y todos lo sentimos.”
-Brett McCracken, The Wisdom Pyramid

“Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.” (Proverbios 4:7)

Más que nunca, necesitamos sabiduría. Sin embargo, parece que “la verdad tropezó en la plaza” (Is. 59:14) y está siendo pisoteada y devaluada. Así como los niños pequeños son cautivados por un centavo brillante mientras el billete de cien dólares es dejado a un lado, nuestro enamoramiento por los hechos rápidos, las tendencias y la adicción al constante aluvión de “noticias de última hora” han erosionado nuestra capacidad para distinguir lo trivial de lo trivial. verdaderamente importante.

Es difícil para muchos entender completamente por qué la Biblia describe la sabiduría como más valiosa que las joyas costosas, la plata selecta y el oro fino (Proverbios 8). No podemos imaginar que ser una persona sabia sea mucho más valioso que ganar la lotería, pero es cierto.

“Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, Y que obtiene la inteligencia; Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, Y sus frutos más que el oro fino.” (Proverbios 3:13–14)

Es urgente que comencemos a renovar nuestra mente para poder percibir verdaderamente la necesidad de adquirir sabiduría y entendimiento. ¿Qué es la sabiduría? ¿Cómo la conseguimos? ¿Cómo se ve en la vida diaria?

“Chokmah” (sabiduría divina) se puede definir de esta manera de acuerdo con el Diccionario Expositivo de Vine:

“El conocimiento y la capacidad para tomar la decisión correcta en el momento adecuado.”

La sabiduría divina es más que astucia financiera, conocimiento sobre el crecimiento de la iglesia, diagnosticar problemas del corazón u organizar un hogar. Es desarrollar intencionalmente sabiduría bíblica en nuestro corazón para que podamos vivir una vida que no se enfoque en lo trivial sino en lo vital y eterno.

El apóstol Santiago arroja luz sobre cómo detectar la verdadera sabiduría en los demás y cómo llegar a ser una persona verdaderamente sabia, pero es posible que no sea lo que piensas al principio..

“¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” (Santiago 3:13)

¿Cómo respondería a la pregunta del apóstol Santiago? ¿Te consideras una persona sabia? Resista la tentación de responder la pregunta basándose en su capacidad intelectual, su éxito en los negocios o su capacidad para compartir verdades bíblicas. Aquí hay cuatro cosas en este pasaje que describen la sabiduría bíblica.

1. La Sabiduría Bíblica es Humilde.

“…Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” (Santiago 3:13)

Esto describe a alguien que tiene conocimiento y habilidades para resolver los problemas prácticos de la vida y que ayuda a otros a hacer lo mismo. Sin embargo, saber y enseñar son solo una parte de lo que se necesita para ser una persona verdaderamente sabia. La sabiduría no es lo que sabes, sino lo que haces y lo que eres. Alguien que puede enseñar o predicar con gran eficacia, pero que no demuestra personalmente un estilo de vida humilde y manso, está siendo impulsado por la sabiduría egoísta.

La sabiduría egoísta se revelará cuando nuestra vida diaria sea inconsistente con lo que decimos.

2. La Sabiduría Bíblica es Cortés.

“Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.” (Santiago 3:14–16)

Será evidente en la vida de un creyente que sus palabras no concuerdan con su andar cuando hay evidencia de envidia egoísta y conflicto constante y falta de cortesía común. Compartir conocimiento bíblico con otros para parecer más inteligente, más sabio o un mejor líder que otros no es evidencia de sabiduría divina. Es egoísta. De hecho, Santiago llega a decir que esta persona está siendo guiada por sus deseos carnales y está actuando como el diablo. Todos pueden tener un día difícil de vez en cuando, pero una forma de vida que no tenga en cuenta los deseos y sentimientos de los demás es una bandera roja. Tenga cuidado de convertirse en este tipo de creyente y tenga cuidado de seguir a este tipo de líder. Siempre es piadoso ser cortés y considerado con los demás.

Si la sabiduría bíblica es nuestra guía, entonces el fruto será un espíritu bondadoso, una lengua controlada y una sensibilidad a las necesidades y condiciones del corazón de aquellos que están bajo nuestra influencia.

Si hay un corazón egoísta y controlador, inevitablemente habrá otras acciones pecaminosas que surgirán de ese corazón y serán evidentes en todas las relaciones personales. Una persona egoísta hará lo que sea necesario para conseguir lo que quiere. Una persona verdaderamente sabia es misericordiosa y considerada.

3. La Sabiduría Bíblica es Pura.

“Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura…” (Santiago 3:17)

“Primeramente pura” significa que la pureza es lo más importante que se necesita para llegar a ser sabio. Está en marcado contraste con el corazón que es sensual y diabólico y está lleno de toda obra mala. La sabiduría pura se aleja de todo tipo de pecado y oscuridad. Para el creyente que está creciendo en sabiduría, el pecado se está volviendo cada vez más pútrido y repugnante. Si no odias el pecado y no quieres vivir una vida pura, entonces es imposible demostrar sabiduría bíblica.

La persona verdaderamente sabia se alejará de cualquier impureza.

La primera pregunta que debe hacerse en cada decisión es: “¿Es esto limpio y recto?” no “¿Me beneficiará esto?” El creyente que es sabio bíblicamente no hará trampa en sus impuestos, no hará mal uso de los fondos de la iglesia, no abrigará pecados secretos y adicciones, no mentirá ni permitirá que los conflictos no resueltos se agraven y crezcan.

“El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.” (Proverbios 8:13)

4. La Sabiduría Bíblica es Pacífica.

“Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.” (Santiago 3:17–18)

Pacífica significa “amante de la paz”. Sin embargo, esto no describe a alguien que ama mantener la paz y minimiza la verdad en cambio para la armonía temporal. El mismo Jesucristo dijo que su Verdad no traería paz, sino una espada, es decir, el evangelio traería conmoción y problemas entre los hijos y los padres, entre los parientes y la familia extendida (Mateo 10:34). Un verdadero discípulo de Cristo puede incomodar la situación. Puede causar problemas en lugar de traer paz al principio. D. Edward Hiebert dijo:

“La palabra “pacífica” se refiere a una persona que puede estar en contra del pecado, pero al hacerlo, tiene hambre de paz, anhelando sanar todas las divisiones con sabios consejos.”

La verdad es que no somos lo suficientemente inteligentes o espirituales para convertirnos en personas verdaderamente sabias por nuestra cuenta. Si estudia el amplio tema de la sabiduría en las Escrituras, encontrará que la sabiduría bíblica se centra en una Persona, Jesucristo. Jesucristo es nuestra sabiduría. La verdadera sabiduría proviene de tener una relación correcta con Jesús.

“Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.”
(1 Corintios 1:30–31)

Cuando nacemos de nuevo, nos encontramos viviendo en otra esfera. Estamos en Cristo Jesús. Jesús es la única persona que alguna vez demostró “chokmah” perfectamente. Siempre tomó la decisión correcta en el momento adecuado. Siempre fue humilde, considerado, puro y pacífico.

¿Hay alguien que sea sabio? ¡Si! Jesucristo. Si desea ser verdaderamente sabio, acérquese personalmente a Jesús. Esto no es una excusa para no estudiar, prepararse o estar informado. Debemos ser diligentes en todas estas áreas. Pero si quieres marcar la diferencia por la eternidad, solo Cristo puede ser tu sabiduría.

“…Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.” (1 Corintios 1:24)

Viva una vida transparente. Permita que otros tengan la libertad, cuando sea apropiado, de cuestionar tus motivos. Examina tu corazón para discernir si estás sirviendo deseos egoístas o si realmente estás sirviendo al Señor. Entonces, el Espíritu Santo podrá transformarte en un seguidor de Cristo que naturalmente “Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” (Santiago 3:13)

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación