¿Se ha Formado Cristo en Ti?
by Chris Phillips
February 26, 2021

“Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que
Cristo sea formado en vosotros,” (Gálatas 4:19)

Pablo está instando directa y apasionadamente a los gálatas a no ser engañados por los judaizantes (legalistas). Estaban tentados a volver a un cristianismo basado en reglas en lugar del cristianismo basado en la gracia por el cual Jesucristo murió para proporcionarlos. El legalismo depende de uno mismo. La gracia depende de Jesucristo.

Pablo ya había experimentado una “labor” emocional y espiritual mientras les imploraba por su salvación. Ahora siente que está pasando por dolores de parto en su alma una vez más mientras los insta a través de una confrontación amorosa a rechazar el legalismo. Esto fue muy importante para Pablo. No fue solo una pequeña corrección. El expresa a los gálatas que seguirá sufriendo esta angustia del alma … hasta que Cristo haya sido formado completamente en su espíritu.

Mientras estaba estudiando este pasaje, sentí empatía con Pablo. Así es exactamente como nos sentimos muchas veces cuando caminamos por aguas oscuras y muy profundas con nuestros aconsejados. Anhelamos, oramos, suplicamos, confrontamos y consolamos con la Palabra de Dios para que Cristo sea formado en ellos. Esta es la verdadera formación espiritual. Este es el cambio de corazón que todos necesitamos.

En el libro de, “Renovación del Corazón”, Dallas Willard captura la esencia de la formación espiritual. Él afirma:: 

A medida que Cristo se forma en nosotros, afectará nuestros:

  • Pensamientos (conceptos, discernimiento, imágenes)
  • Sentimientos (emociones, cómo interactuamos con nuestras emociones)
  • Elecciones (nuestras decisiones, nuestra voluntad, nuestro carácter)
  • Cuerpo (acciones, interacción con el mundo físico, hábitos)
  • Vida social (cómo respondemos y nos relacionamos con los demás)

Todo esto está formando nuestra alma, y de la cual brotan los manantiales de la vida. (Proverbios 4:23)

Mientras nos sentamos al otro lado de la mesa con creyentes e incluso líderes ministeriales que conocen la Palabra de Dios, que han predicado la Palabra de Dios e incluso han dado consejo a otros, cuyas vidas personales y relaciones matrimoniales y familiares se han visto muy afectadas por sus errores y elecciones pecaminosas, una de las declaraciones de Willard suena cierta:

La elección es donde habita el pecado (Gen. 4:7)

Es en nuestras elecciones diarias, momento a momento, donde Cristo se forma en nosotros. Cómo y qué pensar, cómo interactuar con nuestros sentimientos y emociones, cómo tomamos decisiones, cómo interactuamos y disciplinamos nuestros cuerpos, cómo interactuamos y nos relacionamos con los demás, todo esto implica elecciones.

¿Se está formando Cristo en ti? ¿Está creyendo la mentira del enemigo de que puede descansar en su desempeño pasado y conocimiento acumulado de las Escrituras y aún vivir una vida que agrada a Dios? Si es así, es urgente acercarse a la gracia de Dios y alejarse de la auto dependencia.

1. Tómese el tiempo esta semana para hacer un examen de cada área de su alma. Revise la lista anterior de Willard y reflexione sobre las siguientes preguntas para evaluar su crecimiento actual en estas áreas:

  • ¿Le agrada a Dios su vida interior?
  • ¿El capítulo cinco de Mateo se esta formando en tu espíritu?
  • ¿Responde a las personas hostiles con amabilidad?
  • ¿Está mejorando en devolver una bendición por una maldición?
  • ¿Puede vivir sin volverse cínico?
  • ¿Está mejorando su vida sin lujuria y codicia?

  1. Tómese un descanso de su práctica de “Leer la Biblia en un año” y comience a memorizar y meditar en las Escrituras que aborden las necesidades internas que surgieron durante su auto análisis.
  2. Comience este viaje con otro creyente que desee que Cristo sea formado en ellos.

Si usted es un pastor, debe ser otro pastor o un creyente maduro que tenga la libertad de entrar en su jornada para la edificación y confrontación mutua. Sé que siempre pensamos que podemos saltarnos esta parte, pero no podemos. 

Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo.” (Proverbios 27:17)

Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” (1 Corintios 10:12)

Me he dado cuenta de que estoy a unas pocas opciones de arruinar mi vida, mi matrimonio, mi familia y mi ministerio. Todos estamos a solo una serie de opciones de convertirnos en una estadística y avergonzar el nombre de Cristo.

La formación espiritual toca a toda la persona, durante toda su vida.
No es solo una clase de creyentes nuevos o, si eres realmente radical,
un curso de discipulado durante algunas semanas.
Es para todos los creyentes para toda la vida.

Escuchemos la angustia del alma de Pablo mientras suplica por nosotros, como seguidores de Cristo y como líderes ministeriales, que elijamos permitir que Cristo continúe formándose en nosotros. Debemos crear intencionalmente una cultura de transparencia, humildad y formación espiritual continua en nuestras vidas personales, nuestros hogares y nuestras iglesias locales.

  • no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.” (2 Cor. 3:5–6)

Para recibir todos los blogs por correo electrónico, subscríbate a continuación